Centro de Investigación y Desarrollo - UNILA

Los gurús de los sismos: parte uno


CDMX a 16 de octubre del 2017


Mira profundamente en la naturaleza

y entonces comprendes todo mejor.

Albert Einstein

 

En las últimas semanas, México ha sufrido fuertes embates de la naturaleza: huracanes, fuertes lluvias y dos sismos destructivos señalados como 7s y 19 s. Esto ha afectado algunas partes del país como los estados de Chiapas, Veracruz, Oaxaca, Ciudad de México, Estado de México, Guerrero, Morelos, Oaxaca, Puebla y Tlaxcala. Las afectaciones dan muestra de lo frágiles que somos frente a la naturaleza, pero dentro de lo malo se han visto presentes características de solidaridad, empatía y amor a la vida, aportando esperanza en la humanidad (Sánchez Jimenez, 2017) entre otras; y en todo esto las redes sociales han tenido un fuerte impacto en promover información, aun cuando es latente el riesgo de que ésta puede ser verídica o no. Por todo ello, este artículo representa una pequeña contribución al desenmascarar a los gurús de los sismos, al explicar los errores existentes en sus pruebas, las que se presentan como verdades en algunos medios de información, y que solo han logrado atemorizar y desinformar a las personas.

 

Algo que debe quedarnos claro, es que hay fenómenos naturales que no pueden ser predichos aún, como los “Sismos”. La imagen que se presenta en este este documento se ha hecho viral en redes sociales, en ella, según cálculos, se predice el año en que ocurrirá un nuevo sismo devastador en la Ciudad de México (CDMX); fecha apoyada en un argumento matemático con el objetivo de darle valor.

 

Imagen viral de supuesto año del próximo sismo

 

Al respecto, cabe aclarar algunos principios que deberíamos tener presentes, primero “No todo lo que se postula matemáticamente es verdadero” y en segundo, “No todo lo verdadero debe ser matemático”, más aun, que algo sea verdadero en matemáticas procede de un análisis dentro de esta área, en donde su objeto de estudio son entidades abstractas, así que a continuación explicaré por qué aun cuando las operaciones matemáticas son verdaderas en la imagen, su conclusión es falsa matemáticamente.

 

Numerosas aplicaciones de la vida cotidiana nos permiten percatarnos de la omnipresencia de las matemáticas en la naturaleza, sin embargo, no toda la naturaleza se ha podido modelar matemáticamente, aunado a ello el desconocimiento que tenemos de esta área nos hacer creer en argumentos falsos, así que la pregunta que debería surgir al ver la foto es ¿Cómo sé que un argumento matemático es válido?

 

Primero que nada tendría que aclarar que en la jerga científica de matemáticas no se emplea el término válido o validez, pues éste trasciende la conformidad de las reglas o convenciones sociales. Eso quiere decir, que exige la internalización de leyes de la lógica de un sistema externo al sujeto, este proceso en matemáticas es entendido como prueba matemática y su producto es una demostración matemática (Barreiro, Falsetti, Formica, Marino, & Mellincovky, 2008).

 

Esta última, se presenta como una sucesión finita de deducciones encadenadas por inferencias lógicas partiendo de un número finito de principios que se asumen como válidos (axiomas: verdades evidentes por si mismas). El método prueba en matemáticas no es empírico, ni de observación, ni fático. Y su aceptación depende directamente de un sistema axiomático apoyado en las leyes de la lógica que es consistente e independiente (Alexandrov, Kolmogorov, & Laurentiev, 2016).

 

Existen diversos métodos para hacer demostraciones matemáticas, la imagen en cuestión se apoya en particular en una, conocida como “Inducción matemática” la cual consiste en el uso de un razonamiento inductivo, dónde se demuestra un caso base y se considera que es válido el siguiente, para proponerse probar al infinito.

 

Reflexionando la imagen en términos de inducción matemática, tenemos

  • Se prueba para un caso base, por ejemplo:

Fecha del Terremoto de 1957: 27/07/57,

Proceso matemático usado (sumar los dígitos de la fecha): 2+7+0+7+5+7= 28

Posteriormente suman el número anterior al año del temblor 1957+28=1985

Casualmente el año coincide con el hecho del temblor del 19 de septiembre de 1985

  • Continuando con el proceso de inducción matemática se considera válidos para el caso P(n), dado que es válido para el primer caso.
  • La propuesta es demostrar que es verdadero para el caso P(n+1)…

 

El paso (3) es el que presenta el problema, pues el juego de números con fechas es realmente azaroso, el cuestionamiento matemático que debería surgir es ¿Hay manera de transformar lo anterior en un lenguaje lógico formal que apoye a la deducción?, la reflexión es que “no” no hay manera que se escriba con un lenguaje matemático lógico y formal la fecha, para generar otra con las mismas características.

 

El que uno no pueda demostrar un fenómeno matemático por un método, no quiere decir que se haya demostrado su contradicción, pues queda una duda razonable. Dentro de los métodos de la demostración matemática, hay otro llamado “contraposición o contrarecíproco” éste es muy usado cuando uno cree que algo no es correcto y consiste en demostrar su contradicción.

 

En el problema de la imagen, ésta apoya su deducción en la suma de los dígitos de una fecha más el años del suceso para generar un nuevo año. La pregunta que debería surgir es ¿Cuál es la clave para generar el nuevo año? ¿Ese año es único?, sino fuera único, eso habría predicho otros temblores devastadores en la CDMX en el intermedio, pero sabemos que eso no fue cierto al menos de 1957 a 1985.

 

Así que el problema matemático se ha transformado en: si demuestro que el número 28 no es el único, generado por las fechas de esos años, ejemplifico lo azaroso de la propuesta del gurú matemático.

 

Por lo tanto, con que al menos encuentre otra fecha que sume 28 habré demostrado su falsedad.

 

Ejemplo: 26/07/58=28, así que el argumento de la imagen es falso matemáticamente.

 

El problema podría tornarse más interesante, apoyándose en la teoría de combinaciones, podría surgir el siguiente cuestionamiento, ¿cuántas combinaciones de fechas hay de 1957 a 1985 que sumen 28?, pero eso ya es otra historia (una que posiblemente deje algún profesor de matemáticas).

 

Bibliografía:

Alexandrov, A., Kolmogorov, A., & Laurentiev, M. (2016). La matemática su contenido,métodos y significado. España: Alianza.

 

Barreiro, P., Falsetti, M., Formica, A., Marino, T., & Mellincovky, D. (2008). Estudio cualitativo del aprendizaje de la validación en matemática: avances en base al análisis de protocolos de clase. Revista Educación Matemática

 

Sánchez Jimenez, A. (23 de septiembre de 2017). Sismos del 7 y 19 no están relacionados: SSN . La Jornada

 

Dra. Elizabeth Hernández Arredondo

Docente Investigador Roma


Noticias Relacionadas