Centro de Investigación y Desarrollo - UNILA

Los cielos oscuros y la contaminación lumínica


CDMX a 21 de marzo del 2017


La producción de luz artificial en exceso, conocida como contaminación lumínica, es generada por el crecimiento desproporcionado de los asentamientos urbanos (Trelles, 2017). La luz artificial en las ciudades es más necesaria por las noches, sobre todo para alumbrar las calles o para hacer más vistosos los anuncios en la vía pública. Sin embargo,  en exceso, este tipo de luz impide la visibilidad del cielo nocturno en su forma natural.

Según la directora y representante de la Organización para las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés), la contaminación lumínica nos afecta a todos, pero especialmente a las comunidades indígenas y a la comunidad científica (Forum Noticias, 2017). ¿Por qué? Parte del conocimiento tradicional que regula ciclos agrícolas o calendarios religiosos de los pueblos originarios se construye a través de la observación del cielo (de día y de noche); la comunidad científica, por otro lado, también lee y observa el cielo para producir conocimiento especializado sobre astronomía o astrofísica (Forum Noticias, 2017).

Cielo estrellado

¿Cuándo fue la última vez que observaste un cielo nocturno libre de luz artificial? ¿Te has preguntado cómo impacta la contaminación lumínica en el medio ambiente, la biodiversidad o la observación de los astros? Astrónomos, astrofísicos, ingenieros aeroespaciales, ingenieros ambientales y urbanistas,  sí lo han hecho. Precisamente, a inicios del año pasado se reunieron en la Ciudad de México casi cincuenta estudiosos de la contaminación lumínica; los trabajos y discusiones de esta reunión internacional fueron recogidos en el libro El derecho a los cielos oscuros (Organización para las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), 2016), presentado el 6 de marzo en las instalaciones del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) (Conacyt, 2017).

Según los expertos, garantizar el acceso a la observación del firmamento nocturno con fines científicos y  culturales es tarea de todos (Trelles, 2017). Organismos internacionales como la UNESCO se encargan de ello. De ahí que, el 2015 fue proclamado como el Año Internacional de la Luz y las Tecnologías basadas en la Luz. A partir de entonces, diversos organismos internacionales, científicos y asociaciones civiles han trabajado en conjunto, de manera transversal  e interdisciplinaria, para lograr que los cielos oscuros sean reconocidos como patrimonio de la humanidad (Tagüeña, 2016). Por lo tanto, la legislación internacional debe también garantizar el derecho a los cielos oscuros

 

¿Te habrías imaginado que poder ver el cielo nocturno sería un derecho legislado?

 

¿Y entonces, apagamos las luces? Los grupos interdisciplinarios que estudian el impacto de la contaminación lumínica en los cielos oscuros buscan generar conocimiento para incentivar el desarrollo de modelos energéticos sustentables y ecológicos para las urbes (Trelles, 2017); otro de sus objetivos es divulgar el conocimiento sobre la contaminación lumínica entre la población para crear conciencia social sobre el uso excesivo e innecesario de luz artificial por las noches.

Si quieres descargar el libro completo de El derecho a los cielos oscuros puedes Dar click aquí

 

Más información:

Conacyt. (8 de 03 de 2017). Presentan el Conacyt y la Unesco el libro "El derecho a los cielos oscuros".

Obtenido de Conacyt Agencia Informativa

Forum Noticias. (07 de 03 de 2017). Presentan el libro "El derecho a los cielos oscuros"..

Obtenido de La Jornada en la Ciencia

Trelles, F. (13 de 03 de 2017). Derecho a los cielos oscuros: La contaminación lumínica impactará en el medio ambiente.

Obtenido de álef

Organización para las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). (2016). El derechos a los cielos oscuros. México: UNESCO.

Tagüeña, J. (2016). Prólogo. En UNESCO, El derecho a los cielos oscuros (págs. 6-10). México: UNESCO.

Dra. Aymara Flores Soriano

Docente Investigador Cuernavaca


Noticias Relacionadas