Centro de Investigación y Desarrollo - UNILA

El físico más carismático y conocido, Albert Einstein


CDMX a 13 de marzo del 2017


Este 14 de marzo se cumple un año más de su natalicio del científico más conocido del mundo y su carisma rebasa fronteras, cuando vemos a ese hombre desalineado, ausente, es como si algo nos acercara a él. Alrededor de su vida hay un sinfín de mitos y leyendas; por ejemplo, sufrió dislexia en sus primeros años, no era un buen estudiante, fue un mal padre, robo teorías de física, entre otras. El siguiente artículo tiene como propósito acercarnos un poco más a la vida de quien para algunos fue el científico más subversivo y revolucionario del siglo XX.

Albert Einstein

Einstein fue un físico alemán nacido el día 14 de marzo de 1879 en el poblado de Ulm, proveniente de una familia judía compuesta por Herman Einstein y Pauline Koch, el padre tenía fuerte inclinación por las matemáticas, pero las dificultades económicas lo obligaron a estudiar una carrera comercial, por lo que siempre tuvo una vida nómada y llena de pérdidas económicas.

En las anécdotas de muchos profesores suele ser mostrado como un mal estudiante, pero su biógrafo Blanco (2015) narra que eso no es cierto, existe correspondencia de la madre de él con familiares donde refiere las buenas notas que le caracterizaban desde los siete años. Quien investigaba por su cuenta de manera autodidacta. No obstante, esta actitud no le gustó a sus maestros, quienes resguardaban celosamente su jerarquía como catedráticos, además de la mala perspectiva que tenía del servicio militar alemán; hicieron que el joven físico tomara una decisión el 29 de diciembre de 1894, cuando informó a sus padres que no quería regresar a terminar sus estudios de secundaria en Luipold, lo que era equivalente a no poderse matricular en alguna Universidad.

Así que sin haber terminado de manera formal sus estudios, presentó un examen de ingreso a la Universidad Politécnica de Zurich, donde impresionó mucho al profesor de física Henrich Weber, quien lo invitó a asistir a sus clases mientras esperaban a que terminara la formación secundaria, para que el año siguiente se incorporara completamente a ésta.

Cuando Albert  contaba sólo con 17 años conoció a  quien sería su primera esposa, una compañera de clase Mileva Mari?. Si bien en un inicio el profesor Weber le había tendido la mano, la situación cambio por la actitud autosuficiente del físico y  sus ausencias en clase que fueron vistas como una falta de respeto, motivo por el cual no recibió ofertas para incorporase como profesor y lo marginó a trabajar por algún tiempo en una oficina de patentes.

En la casa de los Einstein, la relación de Albert con Mileva fue mal vista, en cuanto su madre la conoció le dijo que eso no duraría, dado que era mayor y bastante fea, entre otras cosas. Su idílico romance estuvo enmarcado por dificultades; por ejemplo, la primera hija que tuvieron fue dada en adopción en Hungría, pues aún no se casaban, cosa que sucedió hasta 1903 teniendo otros dos hijos, Hans y Eduard.

En efecto como se avizoró el matrimonio terminó, primero por la situación económica inicial, las largas ausencias por el trabajo de él, la insatisfacción de ella por no finalizar su carrera, la imposibilidad de la época de poder publicar en conjunto. Mientras en 1905 Einstein publicó sus primeros artículos hacia la teoría  de la relatividad, la relación matrimonial experimentaba su primer fractura, aunado a que no pasó nada relevante en un comienzo con las publicaciones de éste, solo el desarrollo de la tecnología posterior apoyaría a verificar su teoría, legitimarla y lanzarla a la fama.

Mientras en 1914 cuando el físico ya se había separado de Mileva inició una relación con su prima Elsa quien no brillaba por ser una intelectual, era una chica básica que se dedicada al cuidado de él y de su casa. Esta nueva relación, los viajes, trajeron el distanciamiento con sus hijos, además del profundo dolor por su hijo menor, quien quedó confinado a un sanatorio psiquiátrico por sufrir esquizofrenia.

La teoría de la relatividad describe al movimiento físico en el marco de un espacio-tiempo plano, a saber, al tiempo se le confiere una coordenada en el espació esto se traduce en la paradoja del tiempo, con la cual concibe que es posible viajar en él, siempre y cuando uno alcance una velocidad cercana a la de la luz. Esta teoría describe correctamente el movimiento de los cuerpos, incluso a grandes velocidades y sus interacciones electromagnéticas, se usa básicamente para estudiar sistemas de referencia inerciales (no es aplicable, para problemas astrofísicos donde el campo gravitatorio tiene un papel importante).

Otra de las limitaciones de la teoría de la relatividad consiste en que no explican el comportamiento del micro-mundo, es decir, el comportamiento de los átomos y sus sub partículas, entre otros. Posterior a esto un grupo de físicos se propusieron desarrollar otra teoría que explicara esos fenómenos, la cual es conocida como física cuántica. Ésta tampoco explica el comportamiento como un todo, así que ha sido una carrera entre físicos modernos generar una teoría que conjunte a toda la física; el que se ha aproximado a esto es el físico Stephen Hawking con su teoría del todo.

La relación expresada por una de las ecuaciones más populares del mundo E=mc2 propone una equivalencia entre la energía de un cuerpo en reposo y su masa, esta ecuación apoyó el desarrollo de la energía nuclear. Aunque la segunda guerra mundial trajo el uso de ésta para cosas terribles como la bomba atómica lanzada en Hiroshima y Nagasaki, hecho que marcó al físico, quien se acercó a otros intelectuales en una propuesta de desarme nuclear a favor de la paz, mientras la guerra fría entre Rusia y Estados Unidos estaba en apogeo.

Hay quienes afirman que este físico robó algunos de sus resultados teóricos a otros, eso no lo podemos probar, lo único cierto es que en sus escritos logró conjuntar resultados importantes y abrir un nuevo mundo en  la física.

 

Bibliografía:

Blanco Laserna, D. (2015). La teoría de la relatividad, EINSTEIN, El espacio es cuestión de tiempo. Navarra-España: National Geographic.

Dra. Elizabeth Hernández Arredondo

Docente Investigador Roma


Noticias Relacionadas